La isla por descubrir

Hace muy poco tiempo hablaba con ella de fotosafaris por Cuba. Era uno de los sueños que tenía por cumplir, y se había antojado (por casi 30 años) tan difícil, que casi se había convertido en una ilusión que tuve una vez. Para eso hacen falta dos cámaras majomeno, lo demás es tiempo y ganas de caminar, le decía cuando el tema volvía a surgir en nuestras caminatas por La Habana. Aquí tengo una Nikon que me dejó un amigo que emigró a Estados Unidos, es pequeña, pero nos sirve pa’ empezar, me contestaba ella con el optimismo de una hormiga que quiere arrastrar una hoja. Las primeras imágenes surgieron tras uno de sus viajes a la capital. Nos rotamos la cámara por cada callejón de la vieja Habana como quien espera obtener siempre un resultado diferente. Revivimos una y otra vez el resurgir del Capitolio; el postaleo de los turistas que al igual que nosotros querían descubrir la ciudad maravilla que se quedó estancada en los años 50; el vuelo de una paloma y el llanto de una corneta cuando despide a un líder. Entonces comenzamos este sueño, esta manía por descubrir una y otra vez los mismos paisajes de la Isla, esperando que se mantenga en pie, esperando que no cambie.

Anuncios

One Comment

Add yours →

  1. No creo que La Habana se haya quedado estancada en los años 50. Me parece, más bien, que los contrastes que logra entre lo colonial y lo posmoderno (fíjate en el Colegio San Gerónimo) es lo que la hace de veras una ciudad maravilla.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: